Consigue por cuarta vez, segunda consecutiva, el más alto reconocimiento a la calidad de sus vinos blancos,  rosados y tintos de una vendimia con apenas 3,5 millones de kilos

La viveza y pureza y el marcado carácter varietal de los vinos fueron los aspectos más valorados por el comité calificador integrado por viticultores, bodegueros y enólogos

La Denominación de Origen León repite para la añada 2019 la calificación de excelente que ya
había conseguido en la de 2018 y anteriormente, también de manera consecutiva, en 2014 y 2015.
Se la concedió un comité calificador integrado por representantes de viticultores, elaboradores y
enólogos en una cata celebrada esta vez en la sede del propio Consejo Regulador —siempre ha sido
pública— como consecuencia de las restricciones impuestas para preservar la seguridad sanitaria. Y
lo hizo además con la más alta puntuación posible: cero puntos en un baremo inverso en el que esa
referencia numérica marca la excelencia al no sumar defectos dignos de consideración.

El comité de calificación tomó como referencia tres vinos blancos de la variedad Albarín y tres
rosados —uno de ellos madreado— y también tres tintos —incluido uno elaborado por el proceso
de maceración carbónica— de Prieto Picudo, los dos viníferas autóctonas con las que prácticamente
todas las bodegas adscritas al Consejo Regulador elaboran sus monovarietales de alta calidad.

Fueron justamente la gran viveza, la limpieza y pureza y el marcado carácter varietal los aspectos más
valorados por el jurado en una calificación tardía —habitualmente se realiza en los primeros días de
mayo— para el perfil de vinos que se elaboran en esta zona de producción del sur de la provincia, en
este caso a partir de una vendimia de escaso volumen que no alcanzó los 3,5 millones de kilos.

INFORME TÉCNICO

Los vinos de la añada 2019 mantienen la línea de calidad que se viene apreciando en los últimos
años. Los daños causados a los viñedos por las heladas de 2017 provocaron que las producciones de
los años siguientes hayan sido muy ajustadas en términos de cantidad de uva por hectárea, lo que
desde el punto de vista cualitativo se tradujo en añadas excelentes. De hecho, la de 2017 alcanzó el
reconocimiento de “muy buena” y ya en 2018 consiguió el “excelente”. Los de esta edición 2019 se
caracterizan nuevamente por el altísimo nivel de los blancos, todos ellos elaborados con la variedad
Albarín. Son vinos muy aromáticos y expresivos, y con un paso por boca que expresa el perfecto ensamblado del grado alcohólico y la acidez. Esa misma línea siguen los rosados, que concurrieron a la
cata de la añada en un excelente momento de evolución, conservando toda la frescura e intensidad
de la Prieto Picudo e integrando perfectamente la aguja en el caso de los vinos elaborados con la
técnica del madreo. Pero es en los tintos en los que quizá se manifiesta de manera más nítida la evolución que están siguiendo estas elaboraciones con la variedad estrella: vinos extremadamente afrutados en nariz que transmiten claramente el potencial de esta vinífera, con un paso por boca en el que
los taninos están presentes pero muy controlados. Como novedad este año es destacable el hecho de
que se hayan recuperado las elaboraciones por el proceso de maceración carbónica con unos resultados extraordinarios que sin duda agradarán a quienes sean amantes de este tipo de vinificaciones.

nubedios