Nace hoy la Denominación de Origen León y con ella una nueva etapa para los vinos de la zona de producción del sur de la provincia. El Consejo Regulador suelta lastre en la mención peyorativa que hacía referencia a la tierra que pisamos para poner por delante el territorio que nos une y nos define. Por delante y por encima de todo. Escrito con un León bien grande, fortalecido y visible. Y sutil y emocionante como sus vinos. Es, pues, un nuevo tiempo. Un tiempo de inquietantes ilusiones, de abnegados esfuerzos, de grandes expectativas y de esperanzas compartidas por los viticultores y elaboradores que integran un colectivo ejemplar.

Nace hoy la Denominación de Origen León y con ella se abre un tiempo y un horizonte nuevos para todos nosotros y para nuestros vinos de Albarín y Prieto Picudo. Un tiempo de ambición y orgullo. Ambición para seguir creciendo y creyendo. Y orgullo de lo que somos, de lo que hacemos, de y por aquello en lo que creemos. Y también de lo que queremos ser.

El futuro nos espera. Llevamos mucho tiempo esperando por él y, llegado por fin el momento y sin dejar de mirar atrás, debemos levantar la vista y celebrarlo como se merece: con una copa de nuestro mejor vino.

¡Salud!

Rafael Blanco, presidente de la Denominación de Origen León

 

Descubre la nueva Identidad Corporativa de la DO León en el siguiente botón.

DOLeon