Una fuente de inspiración

Un comienzo con pequeñas producciones, donde ha habido un exquisito cuidado en el proceso de fermentación y en el contacto con las barricas de roble, así como en el traslado de las uvas en su punto óptimo al lagar.

Petra y Cveto han contado con la valiosa aportación del enólogo leonés David Cabezón. Un veterano que se lo sabe casi todo de los vinos y uvas leoneses. Toda una garantía, pues sus diseños se aprecian en estos vinos de Grajal por su expresividad, limpieza y buena carga de matices. Excelente diseño enológico y organoléptico de las mencías de Negro de Viña.

DOLeon